domingo, 19 de septiembre de 2010

La divina.

Llegas a casa despues de un dia en el que has hecho muchas tonterias. Una de ellas, reprimir lo que verdaderamente sientes. Todos nos ponemos una careta ante la sociedad, queremos vernos y que nos vean bien, aunque para ello tengas que dar una imagen de lo que realmente no eres.
Entra en el baño, llena la bañera con agua caliente, algo de espuma no viene mal, apaga la luz, pon bajito la radio, Maria Callas y su aria de la opera Andrea Chenier puede conseguir que en los 4 minutos y medio que dura la pieza te sumergas en un mundo en el que las apariencias y el que diran poco importan. Eres tu, tu y la musica, nadie mas. De poco vale en esa bañera intentar reprimir lo que verdaderamente y mucho menos, ocultarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada